SESION PAREJA ALBERTO ARENALES.jpg

El objetivo es ayudar a las parejas a mejorar su relación.
 

Una historia de amor es una de las mayores aventuras en las que uno puede embarcarse. Esta tiene el poder de llevarnos a alturas inimaginables de gozo y experiencia y también dirigirnos hacia los valles más profundos de desesperación y dolor.

La relación de pareja se convierte en un viaje donde construir una visión más o menos consensuada que nos permita navegar juntos y eso siempre nos presenta nuevos interrogantes y desafíos.

  • ¿Debemos romper o permanecer juntos?

  • ¿Cómo resolvemos nuestras diferencias?

  • ¿Cómo podemos ser padres y seguir siendo amantes?

  • ¿Cómo debo tratar con sus padres?

  • ¿Cómo volvemos a encontrar nuestro amor?

  • ¿Nos ponemos de acuerdo en la crianza de los hijo?

 
Toda relación amorosa atraviesa crisis y a veces en medio de ellas se desarrollan dinámicas que nos provocan dolor, insatisfacción y desorientación.

 

En mi experiencia como terapeuta trabajando con parejas, he aprendido que explorar juntos la naturaleza de la relación, la interacción (advertida o inadvertida) que se establece, los pactos mutuos (implícitos y explícitos) y el flujo de amor entre los dos es esencial para resolver dificultades, conflictos o crisis.

¿PARA QUÉ ACUDIR?

Las sesiones pueden ayudaros a explorar cuáles son vuestras verdaderas necesidades dentro de la pareja y recuperar el sentido de lo que es importante para los dos, fortalecer la relación y encontrar nuevas maneras de comunicarse para que os sentís más cómodos ambos.

Algunas áreas comunes para trabajar son la intimidad, el sexo, la confianza y la comunicación. Cuando uno o más de estos factores empiezan a disminuir, la relación se vuelve insatisfactoria e inestable, afectando el bienestar de las personas y la autoconfianza dentro y fuera de la relación.

En las sesiones de pareja se trata de hacer lo que es mejor para la relación, y a menudo esto significa su fortalecimiento o encontrar maneras de desarrollar o enriquecer la vida en pareja. A veces también puede ser para separarse o terminar una relación y en las sesiones se pueden encontrar maneras de hacer esto de manera amistosa, sobre todo si hay niños involucrados.

El final de cualquier relación puede ser un momento difícil y cada persona tiene que aprender la forma de cuidar de sí mismo mientras se transita por la pérdida y el dolor y lograr ser capaz de iniciar una nueva fase de su vida cuando estén listos.

¿EN QUÉ NOS VAS A AYUDAR?

Las sesiones pueden ser de enorme beneficio para las parejas que deseen abrir un camino para liberarse de los patrones destructivos de la relación y descubrir nuevos modos, más positivos de comunicarse, relacionarse y escucharse el uno al otro. También para parejas que se divorcian o se separan y quieren lograr hacer una despedida lo más constructivo posible para todas las partes.​

A veces las parejas vienen al principio de su relación, porque quieren que se desarrolle de la manera correcta para ellos, a veces la gente quiere resolver algunas cuestiones después de 5, 10 o 20 años de relación: nunca es demasiado tarde para mejorar tu relación.

Otras veces la pareja siente que están a la deriva o han perdido parte de la pasión que solía sentir; a veces uno o ambos cónyuges tienen asuntos y quieren solucionarlos para mantener la relación, a veces las personas sienten que no saben escuchar o sentir empatía con los demás lo suficientemente bien, o tiene argumentos repetitivos que no van a ninguna parte.

¿Qué puede llevar a una pareja a buscar ayuda y hablar sobre su relación íntima?

 

Hay muchas razones para buscar asesoramiento. Algunos de los más habituales son:

  • ​Discusiones demasiado frecuentes.

  • Aburrimiento y apatía.

  • Diferencias en la crianza de los hijos.

  • Problemas con la propia familia o la del otro.

  • Falta de deseo sexual.

  • Desconfianza e infidelidades.

  • Pérdida de motivación en el proyecto común.

  • Falta de comunicación.

  • Distancia emocional.

  • Dificultad para llegar a acuerdos.

 

(Cómo lidiar uno mismo con una separación dolorosa sería un tema para abordar en sesión individual.)

¿CUÁNTAS SESIONES TENDREMOS?

  • La pareja decide el número de sesiones.

  • Os atenderé juntos y, si es necesario, a cada uno individualmente una vez acordemos los tres las manera de hacerlo.

Cualquier duda o pregunta

puedes ponerte en contacto conmigo.